10 de agosto de 2011

Algunas bromas que he hecho

Total que estoy a dos semanas de cumplir 29 años, por lo que últimamente he estado reflexionando un poco sobre mi vida.

Uno de los aspectos que consideré es que ya no soy tan divertido como antes. Antes me la pasaba haciendo bromas a la gente, y ya casi no lo hago. No obstante, las anécdotas que escribí a continuación fueron como un cubetazo de agua helada para mi aletargado espíritu de vival.




Algunas bromas que he hecho...

Una vez tomé la libreta de direcciones del trabajo de mi tia, y en la sección de la "S" escribi Sr. Sheffield (el personaje de serie cómica La niñera), con su dirección ficticia en Broadway y el teléfono; ya que mi tia era muy fan de ese programa, e incluso hasta se creía The nanny porque era soltera, no muy joven y vestía sexy. Total que un día en su trabajo, mientras mi tía escribía en la máquina, pidió a su compañero que le leyera unos números apuntados en la "S", y el compañero comenzó a leerlos en voz alta, entre ellos el nombre y el teléfono del Sr. Sheffield, lo cual fue escuchando por el personal de la oficina. Fue una broma extraña, pero de ese tipo son las que más me gustan. Mi tia y sus compañeros se rieron, pero tardó meses en suceder.

En la secundaria tenía dos compañeros llamados Pepe-Nava y Rochín (el primero un apodo y el segundo un apellido de una chica). Ellos estaban enamorados en secreto, y cierto día convencí a Pepenava de que confesara su amor a Rochín con una carta romántica; y así fue. Yo ayudé a escribir la carta y también me ofrecí como mensajero. El mismo Pepenava miró cómo se la entregaba a Rochín, y cuando le dije a ella quién era su remitente, Pepenava la saludó abochornado. Lo que ellos no sabían es que yo cambié la carta por unos dibujos bastante obcenos y alguna que otra palabrota. Rochín fue muy enojada a acusar a Pepenava y después Pepenava me acusó a mí. Esa vez casi fui expulsado de la escuela.

Cuando tenía como 7 años me la pasaba en los departamentuchos donde vivían mis amigos. Hubo una temporada en la que estaban construyendo más departamentos, por lo tanto había mucho material de construcción donde jugar. Allí hice algunas bromas, como una trampa de arena donde caían los niños que pasaban y otra donde nos poníamos a golpear los costales de arena , uno por uno para saber quién golpeaba más recio, hasta llegar al costal de grava. La idea era que la víctima se confiara con los costales de arena, y que no supiera que el costal final estaba lleno de grava. Esto era muy gracioso porque les dolía y también la usé con un balón de fútbol lleno de piedras.

Una vez estaba platicando por webcam con una amiga, le dije que había escuchado ruidos en la entrada de mi casa, fingí ir a ver qué pasaba y minutos después regresé con la cara manchada de cátchup; mas ella no sabía que era cátchup; pensaba que era sangre. Le dije que se habían metido a robar y que me golpearon. Ella estaba muy asustada, pero no pude contener por mucho la risa. De hecho escribí sobre esto hace algunos años.

Una vez le robé la contraseña del MSN a mi mejor amigo y le cambié su nickname. Puse un 8=====D, que era el hombre más cabrón de todos los tiempos y que se cogería a todas las mujeres de su salón, acompañado de un fotomontaje de él teniendo sexo con una negra. Dejé la sesión abierta como por tres horas para que lo vieran sus contactos.

Una vez asusté a mi tia (otra tía) junto con mi primo, su hijo. Sacamos un cable coaxial de la videocasetera que estaba en la recámara hacia la televisión de abajo, y le reprodujimos un video hecho por nosotros, interrumpiendo su telenovela. El video se veía y escuchaba como aparecen los canales sin señal, solo que metimos voces como de lamentos distorsionados del más allá que decían el nombre de mi tía y pedían ayuda. No tardó mucho en brincar de su asiento, salir de ahí asustada y gritar a mi primo para contarle lo sucedido. Al final se echó a las risas maldiciéndonos, y a mi primo le pegó un coscorrón muy fuerte.

A esa misma tía solía asustarla con mucha clase. Cuando ella veía sus telenovelas vespertinas, simplemente esperaba a no estar dentro de su ángulo de visión, y cuando se presentaba la oportunidad de moverme sin que ella me viera, me escabullía muy rápido hacia un sillón y me sentaba a leer el periódico como si llevara allí mucho tiempo. Al voltear ella nuevamente se espantaba de ver una persona sentada donde hacía unos instantes no había nadie; y me regañaba. Esta broma la sigo haciendo de vez en cuando.

En la universidad le amarré unas latas al carro de mi amigo como suelen hacerlo con los coches de los recién casados. Mi amigo siempre solía marcharse acompañado de un compañero que vivía por su rumbo. Cuando avanzaron se escuchó el ruido de las latas como si ellos fueran marido y mujer, y todos los estudiantes y maestros que salían de la escuela acontecieron ese homosexualismo.

Hace no tanto fui a comprar un garrafón de agua a la tiendita, pero no había y me regresé con el garrafón vacío. Mi vecino me estaba esperando en la entrada de mi casa porque estábamos platicando. Cuando estuve a unos metros de él, fingí tropezar y le lancé el garrafón vacío a la cara. Él hizo una cara de terror, se cubrió y gritó "¡no mameees!", pensando que estaba lleno. Después el garrafón lo golpeó inofensivamente, cayó e hizo gran escándalo. La gente que pasaba por ahí se rió descaradamente.

El día en que cumplía 6 meses de relación con una exnovia, le prometí un día muy romántico. Le vendé los ojos y le dije que recibiría un regalo. Le pedí su mano y la llevé hacia mi pene. Se molestó un poco, pero ya estaba acostumbrada a ese tipo de bromas. Después le dije que ese no era el regalo, entonces la encaminé vendada hasta el supuesto lugar romántico que le tenía preparado, pero no tenía nada de romántico, no era un restaurante, ni un picnic, ni nada; era una horrenda ferretería de la que siempre le hablaba y en donde solo había hombres feos y llenos de polvo. Vi su cara de decepción y de ira en cámara lenta. Se enojó, pero al final sí la llevé a un lugar romántico, sin embargo en el camino le hice otras bromas más. A las pocas semanas me terminó, y con toda razón.


* * *

En fin. Tengo más y quizás las escriba en otra ocasión, porque no conté las que involucran vandalismo. Tal vez no son tan buenas ni tan graciosas, pero son mías; así es mi tipo de humor cuando de bromear se trata. Recordar cada una de ellas me transporta a momentos de mi vida en los cuales reí hasta doblarme.

Últimamente me he amargado un poco, pero creo que esto me ayudará a reencontrarme. De ahora en adelante trataré de ser más como aquél idiotazo conocido por su humor perturbado y menos como el ñoñazo que dedica su tiempo libre a leer sobre movimiento de partículas. Si alguna broma les gusta, aplíquenla y me cuentan cómo les fue. Yo les planearé una a ustedes cuando menos lo esperen.

21 comentarios:

 Hann dijo...

Ya estás anciano, LANCHERASTRUM.

Sólo te queda un año de vida. Alguna vez dijiste que ibas a morir a los 30.

Mischa Lecter Sforza-Visconti dijo...

Estas bromas son una broma, ¿verdad, mi querido Falso?

Hiedra dijo...

no pues que jocoso.

por cierto, ya estás bien pinche ruco, digo, cerca de "edad perfecta", los 30's.
perfecta para qué o por qué? no lo se... de esas cosas que de pronto escuchas en películas ñoñas, o lees en cosmopolitan mientras esperas tu turno en una estética, supongo.
pero seguramente es tan falso como tu poder para profetizar, así que no te emociones, ruco.

Anónimo dijo...

JAJA ESTÁN BUENAS LAS BROMAS, YO TAMBIEN HICE LA DE LAS LATAS ATADAS AL CARRO

chachin dijo...

deberías de hacerle una broma a un compañero tuyo del gremio, así como que le amarraras la lancha a un arrecife a ver que cara pone cuando le de marcha y solo aviente agua a lo buey

Mathrocker dijo...

Señor 8==Falso=Profeta=D~ sus bromas son buenas y algunas hasta excelsas; recordé cuando a mi madre le puse un alcrán de goma en almohada, qué pinche gritote puso tssss.
Y la broma más intensa que me hicieron tardó varios años para funcionar como la del Señor Sheffild: un amigo en la secundaría saliendo me dijo que había embarazado a su novía y que ya tenía 3 meses, a mi amigo le perdí la pista y me lo volví a encontrar como 5 años después en la universidad y seguía con la misma novia de la secundaría, entonces le pregunté como estaba su hijo, el puso cara de qué pedo, pero luego se acordó y se puso a cagarse de la risa...

Alexander Strauffon dijo...

1) Una vez le inventé a un amigo que me había cogido a su hermana. Luego de que estaba todo cagado le aseguré que era en broma, pero nunca dejó de sospechar del todo.

2) En una cena familiar en mi casa, le eché purgante a la comida de mis papás, porque me habian hecho enojar los dos ese dia. Fue de ese purgante en polvo que vendían en unos empaques en forma de triangulitos.

3) En el colegio, a las viejas que me gustaban, y que eran mamonas conmigo y me trataban mal, les ponia huevos dentro de sus mochilas (metiendome al salon cuando todos estaban en el recreo), o caca de perro, y revolvia todo, para que se les enmierdaran los libros. Hice eso en tres ocasiones.

4) Le vandalicé su carro a un wey a cambio de favores de una persona conocida suya.

Qué gusto dan las "travesuras", ¿no?

En esta ocasión.. me ganaste el tema de post que tenía planeado. Ni modo.

Saludos... je.

pendejonimus dijo...

cabron lanchero y a tu chingada madre que bromas le hiciste'-?


por cierto, 30 años, que ruco! jaja! tomando en cuenta que la mayoria de tus tonosromo, generación msn, es nacida del 94 para acá..

Aldo Israel dijo...

Falso rastrero, se te va la juventud. Ahora tú serás el próximo abuelo blogguer y quitaras a el viejo sender de su pedestal.
¡Viva el ruco profeta! ¡Viva las punzadas de la tercera edad!

Anónimo dijo...

Hay una muuuy ñoña o nerda pero me dio un chingo de risa.

Le sacas un print screen a la pantalla (debe tener todo cerrado), la pones como wallpaper y configuras para que se auto oculte la barra de tareas.

Da mucha risa cuando se ronpen el dedo de puros doble clicks y no funciona...

El Krusty dijo...

En algo tienes razon, cuando nos hacemos rucos, poco a poco se vacia la "caja de risas" y lo que se nos hacia divertido se empieza a volver ordinario.

Anónimo dijo...

Yo una vez me hice una cuenta en facebook con imagenes de viejas random y me agregaron chingos de weyes y les pase un msn ficticio y a todos les mande varias imagenes de goatse o mujeres cagando y cosas asquerosas, diciendoles que eran fotos mias desnudo XD ajajajaja recibi chingos de mentadas pero como me rei.

Anónimo dijo...

te digo, bola de pendejos tonos han de tener 15 años, para decirle ruco a uno de 29...

lector dijo...

buenas bromas, pero todos nos acordamos de la que te hizo la "vieja" que te encueró frente a la cámara, jajaja



no mamen, ruco de 29??? bueno, s{i... un poco quizás, pero no para tanto... el guffo ya va para 40 y sigue ruleando...

pendejo jonimus dijo...

y no olvides al huebo, tu cuarentón fracasado preferido (inbitando a pendejos los fines de semana a jugar nintendo) "al mulder y otro par de imbeicles les gusta esto"

Anónimo dijo...

Estas pinches bromas no llegan a bizarras y no llegan a ser comicas si acaso algun vestigio de conducta de retraso mental....

Anónimo dijo...

Estas babosadas son graciosas cómo los post del blog chingativo

Anónimo dijo...

Hola , fueron muchas bromas, pense que seria como 3 , que bueno que ya no lo haces, espero no añores el pasado, eso me da flojera , la gente que se la pasa pensando lo que sucedio en la escuela, etc , Lo mejor de la vida apenas viene!! bendiciones de jah!!

Anónimo dijo...

Estas pinches bromas no llegan a bizarras y no llegan a ser comicas si acaso algun vestigio de conducta de retraso mental....

JAJAJJJAJAJA +1

Sam dijo...

Me acuerdo que leí la entrada de tu amiga y la salsa jajaja

Me gustaría que si ya entiendes el movimiento de partículas me explicaras algún día, llevo tooooooooooodo el fin de semana leyendo y no termino de comprender.

Y tengo que construir un laser, y tengo un experimento con malvaviscos y microondas, por si te interesa jaja solo para que recuperes el niño que llevas dentro.

Honorio Argüelles dijo...

Nosotros en la secundaria amarrabmos las mochilas en las bancas metalicas (de esas famosas mochilas guerret) un dia amarramos las 50 mochilas de todos y llevamos una cadena con candado. era la locura cuando regresando del receso veias una montaña de mochilas dificil de desamarrar... solo nos llevo un buen regaño. Falso no eres tan viejo, yo tengo 36 y me siento como nuevo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...