25 de mayo de 2011

Historias de Juan Carlos Tello

La otra vez estaba yo en la antigua casa de Juan Carlos Tello ayudándole a mudarse; una casa, por cierto, antiquísima, lóbrega en cada rincón de sus pasillos de piedra y con un estilo arquitectónico parecido al de los monasterios franciscanos.

Recién habíamos movido su pesado escritorio cuando Juan Carlos Tello me pidió que aguardara un momento, pues necesitaba darle instrucciones a los cargadores. Yo fui a echar un vistazo a su biblioteca, y mientras la recorría mirando los libros, cuyos títulos y autores estaban escritos en lengua antigua, dejaba la huella de mi dedo sobre sus polvorientas cubiertas. Hubo uno en particular que llamó mi atención, tenía grabado un símbolo de la Estrella de David con una espada atravesando un ángel. Cuando lo jalé para leerlo, se activó un mecanismo que hizo girar el enorme librero y fui enviado hacia un pasadizo completamente oscuro.

En el interior del pasadizo no podía ver nada, sin embargo, unos cantos abominables que escuché me condujeron hacia una galería alumbrada por antorchas, cuyas paredes tenían pinturas diabólicas y dibujos de un hombre con cuernos teniendo sexo con niños varones. En el centro de la galería estaba inscrito el mismo símbolo del libro, y alrededor estaba un grupo de sombras mitad humanas-mitad animales invocando a algún ente maligno. Era lo más aterrador que había visto en mi vida.

Las invocaciones rezaban algo como "¡Imnoc Baal Ozmorikch Moloch-Kùm Utamus, Voridvhzdá Konsentus Infans Kaslum Mortis, residem Sanasta Forum SATAN! Todo esto con una terrible voz que me congelaba el cuerpo y que, según el traductor de Google, quiere decir "alzad vuestros rostros y recibid la sangre de este infante, cuyo corazón he comido en honor a mi señor Satán. Y en el momento que terminaron su invocación, descendió ante mi asombro Juan Carlos Tello dentro del círculo de fuego, su cuerpo semidesnudo y cubierto con sangre, con una corona de cuernos y comiéndose lo que al parecer era un corazón humano; entonces dijo...

...continuará... 


Leer más historias de Juan Carlos Tello

13 comentarios:

Kaliman dijo...

Jajajaja!! No mamar, esta es la historia más dramática hasta el momento. Si vas a poner desenlace o no?

XanderWIggin dijo...

"y comiéndose lo que al parecer era un corazón humano; entonces dijo..."
... Este pinguino me supo mas o menos a ver pruebalo, porque se me hace que está un poco pasado...

la chula dijo...

no dijo alguien tiene salsa???

Mane dijo...

No mames, los cultos satanicos solo tienen validades si hablan en latin pero al reves, con musica de reggeaton y vestido como MC Hammer

P.D. A los niños se los comen en tostadas "Milpa Real". Siempre y cuando sea la pura maciza ¿Que satanista se va a comer la asadura de un infante? HLMDP

Thermo dijo...

Ese Juan Carlos es bien mañoso y pillin... Ah que con el Juanchis pues

Ulises dijo...

"y entonces dijo: hooola guapooo! ¿te gustaría introducirte este corazón por el culo? se siente geniaaal!!!!" y falso fué sodomizado por JCT por no querer usar bufanda y participar en rituales blasfemos y homoeróticos

DESTROYER!!! dijo...

quien viera a JCT, satànico y devorador de corazones :s...

Marce Campillo dijo...

Me has traumado de por vida Falso Imaginativo O______O

Anónimo dijo...

Neta cada vez están más hardcore las historias de tu amigo, empezo como aficionado a las fotos de penes y ahora hasta satanico infanticida es :S adonde vas a llegar Falso

pancho dijo...

jajaja pasadisimo de verga, ¿Y de esta historia si vas a publicar desenlace?

Anónimo dijo...

jajajaa

pinche cagapalos ombre

luna dijo...

Que emoción! quiero leer el desenlace...

Eve dijo...

jajajajaja las historias de JTC son lo mejor, espero que pongas el desenlace lanchero :D todavia estoy esperando el final de la otra historia, donde un negro llego cargando un pavo real y sabe cuantas madres

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...